martes, 5 de agosto de 2014

Aprendiendo a ser optimistas

Learning to be optimistic


Uno de los tópicos cruciales en los que se ha enfocado la Psicología Positiva es el de como aprender a ser optimistas. El optimismo es una ruta necesaria hacia la felicidad y una demostrada estrategia contra varias de las llamadas enfermedades mentales simples y complejas.

Yo no soy un optimista consumado pero cada día me propongo un ejercicio que fortalezca mi optimismo. Hace unos días caminaba con mis cinco perros en el campo (obvio, sin correa) y los veía detenerse en una reja a ladrar a los perros que cuidaban. El primer pensamiento fue como enfrentar el posible enojo del dueño ante el aparente ataque y escandaloso ladrido de mis perros. De repente me di cuenta que estaba teniendo pensamientos negativos que me hacían incluso pensar en los diferentes argumentos para defendernos.  Entonces cambié el enfoque y pensé: qué tal si en vez de ello, yo hablo con mis perros y platico de sus plantas con el vecino.   Eso hice y el resultado fue muy disfrutable.  Hoy paso frente a esa misma casa y la expectativa es platicar de sus árboles, de sus perros y de los míos. Vaya, hasta los perros se han hecho cuates.

Pero fuera de lo anecdótico, varios esfuerzos se han hecho y se han demostrado sobre el cómo desarrollar en los niños y los adultos una visión optimista de corto plazo (como mis contra-argumentos interiores) y de largo plazo.

Una de las técnicas más difundidas es la llamada Mi Mejor Posible Futuro. Es una actividad tan simple que cuando se realiza de manera cotidiana unos 15 minutos diarios, impresiona la claridad y el optimismo que nos puede inyectar.  El procedimiento es muy simple: escribe en una libreta simplemente como esperas verte en 1, 3, 5 o 15 años con descripciones cada vez más precisas. Escribe como te lo vayan dictando tus expectativas. Luego podrás ir clasificando lo que escribes y podrás incluso ir vinculando cada uno de las áreas o actividades sobre las que tienes expectativas.   Pero hazlo de manera consistente y repetida. Al final de cada semana ordena lo que has puesto y refina las acciones que te pueden llevar a ese futuro esperado. Recuerda que todos los rubros de tu vida son importantes y relevantes: tu profesión, tu reputación, tu familia, tu pareja, tu salud, tu ingreso, etc.  

En los siguientes posteos iremos revisando lo que se ha podido conseguir con esta simple técnica que ha servido para personas de todas las edades en los más diversos ambientes: escuelas, negocios, hospitales, etc.

Este adendum te sirve para hacer el ejercicio:

El optimismo es una herramienta poderosa para aumentar la felicidad y la satisfacción con la vida, ya que aumenta los sentimientos positivos acerca del futuro, aumenta la autoeficacia, y da lugar a profecías autocumplidas. El objetivo de este ejercicio es que experimentes el poder del pensamiento optimista.

instrucciones

Investigaciones anteriores han demostrado de manera convincente que la escritura expresiva acerca de uno mismo y de los sentimientos de uno tiene numerosos beneficios para la salud, el ajuste emocional y bienestar (ver Smyth, 1998, para una revisión). En este ejercicio, se podrá visualizar y escribir acerca de sus yoes posibles que han sido definidos como representaciones personalizadas de metas (Markus y Nurius, 1986) y comprenden todos los futuros que una persona puede imaginar por sí misma "mejores posibles identidades futuras." - Que es decir, su "auto-deseos más preciados" (Allport, 1961). Escribir sobre uno de nuestras posibles identidades, puede mejorar la autorregulación, ya que proporciona la oportunidad de aprender acerca de uno mismo, permite conocer mejor y reestructurar las prioridades propias, y permite comprender mejor los motivos de uno y nuestras reacciones emocionales. Escribir sobre uno de los objetivos de vida también puede ser beneficioso, ya que puede reducir el conflicto de objetivos (Pennebaker, 1998), así como lograr una mayor conciencia y claridad de nuestras prioridades, motivaciones y valores (Emmons, 1986, Little, 1989; Omodei y Wearing, 1990). Por lo tanto, este ejercicio puede servir para integrar las experiencias de vida en un marco significativo y permitirá obtener una sensación de (auto) control. Por último, imaginar el éxito de uno los objetivos de vida puede aumentar el bienestar psicológico (King, 2001), mejorar el rendimiento (Pham & Taylor, 1999), aumentar el ajuste psicológico (Rivkin y Taylor, 1999), y aportar a una variedad de beneficios asociados con el pensamiento positivo (Fordyce, 1983; Taylor y Brown, 1988). En última instancia, todos estos beneficios que permide aumentar y mantener tu nivel de felicidad.
 
Instrucción: Escribe durante 15 a 20 minutos cada vez sobre las distintas experiencias y temas. Aquí están sus instrucciones específicas:

"Piensa en tu vida en el futuro: 1, 2, 3, 5 o 15 años. Imagina que todo te ha ido tan bien como fuera posible. Has trabajado duro y has tenido éxito en el cumplimiento de todos tus objetivos de vida. Piensa en esto como la realización de todos sus sueños de la vida. Ahora, escribir acerca de lo que imaginas, detalladamente ".

Haga esto durante 20 minutos por día durante tres semanas seguidos.