domingo, 20 de julio de 2014

El Pesimismo Mata: varios estudios de la interrelación entre optimismo-pesimismo versus ECV (Enfermedades Cardio Vasculares) lo demuestran


Pessimism Kills, sooner or later !


Varios estudios atestiguan la relación significativa entre optimismo y salud cardiovascular. La mayor parte de los estudios señalan que los optimistas (medidos por instrumentos estándar para distinguir tendencias optimistas versus pesimistas) tienden a sobrevivir en mayor proporción que los pesimistas cuando se controlan estadísticamente factores de riesgo (tales como oficio, accidentes, etc.).



En una serie de estudios citados por Martin Seligman (2008) se reportan, por ejemplo:

  • En un estudio de 999 adultos mayores holandeses, a los que se les dio seguimiento durante 10 años, las personas clasificadas en ciego como optimistas murieron de ECV en proporciones significativamente menores que los pesimistas, después de controlar estadísticamente los factores de riesgo.
  • En otro estudio se les dio seguimiento a 96 personas que habían sufrido un primer ataque cardiaco. En una década, 15 de los 16 pesimistas murieron, mientras que solo 5 de los 16 optimistas murieron en ese mismo lapso de ECV.
  • En un tercer estudio citado por Seligman, se les dio seguimiento a 1306 pacientes que fueron clasificados ya sea como optimistas o pesimistas usando las escalas correspondientes del MMPI. Durante una década se dio seguimiento a tres tipos de enfermedades cardiovasculares a todos los pacientes. Se encontró una fuerte correlación positiva entre optimismo y la ausencia de enfermedades cardiovasculares que surgieron en ese periodo de tiempo.

En general la evidencia apunta a que el pesimismo como rasgo o como estado, es  un predictor de enfermedades cardiovasculares y de muerte.



¿Cómo saber nuestro grado de optimismo-pesimismo?   ¿Qué hacer para fortalecer nuestro optimismo o debilitar nuestro pesimismo?  Esos son los tópicos de los siguientes posteos.