viernes, 25 de marzo de 2016

El futuro de la consulta médica / parte 2


El futuro de la consulta médica /2 de n.

Vistos en su detalle, las estadísticas del tiempo que pasan los médicos en EUA con sus pacientes, son de asombrarse, considerando, entre otras cosas que el gasto per cápita en servicios médicos en los EUA es de los más altos del mundo. Pero, aun  careciendo de los datos locales necesarios, las tendencias son las mismas en EUA que en otros países, incluido México.

Apenas en junio del 2015 Della Costa (“Why Doctors Do Not Spend Enough Time With Patients Anymore “) reportaba que en el promedio de los hospitales, el estándar es programar las visitas de los pacientes en períodos de 11 minutos, pero aún  en esos 11 minutos:

Even in that short time frame, doctors probably aren’t listening attentively to their patients. A 1999 study of family doctor practices found doctors let patients speak for only 23 seconds before redirecting them, and only 25% of patients got to finish their statement. Another study, this one out of the University of South Carolina in 2001, found primary care patients were interrupted after just 12 seconds, either by the health provider or a knock at the door.”


Haga usted cuentas. En el escenario optimista de ese rango, el Dr le deja hablar por 23 segundos. Incluso, siendo optimistas sin fundamento, 60 segundos. Desglosemos: Para llegar a la cita primero tuvimos que darnos cuenta que algo andaba mal. Luego hicimos la cita y nos dieron la cita a la primera llamada (¡alleluya!), luego nos transportamos sin dificultad y sin tropiezos a la cita (¡aleluya!), esperamos y nos atendieron justo cuando nos tocaba (“aleluya”), nuestro tiempo de espera fue casi cero (“aleluya”), la recepcionista no nos entregó un cuestionario para contestar con las mismas 10 preguntas de la cita anterior (“aleluya”), el Dr, nos recibe con una sonrisa (“aleluya”) después de ver un promedio de 5 pacientes por hora  y nos deja hablar por 60 segundos (¿Aleluya?), y puede que nos dé una receta que debemos surtir y puede que la medicina esté disponible en la farmacia del hospital (“aleluya”) y tenemos que repetir todo el trayecto a casa de regreso. ¿Hay alguien que piense que este modelo de atención primaria puede sobrevivir? Yo no.

A mí me asombra que la reflexión que se deriva de estos datos sea, el cómo mejorar los encuentros cara a cara con los pacientes. Simplemente la demografía ya no lo permite. Ya es un modelo obsoleto, inhumano e ineficiente. Ya deberíamos estar poniendo sobre la mesa la consulta clínica virtual. Ya deberíamos saber cómo hacer la consulta virtual enormemente eficiente y efectiva. De hecho ya deberíamos estar operando sobre ella. Pudo haber sido una buena sugerencia la que se derivaba de un estudio de Dugdale y colaboradores en 1999 (“Time and the patient-physician relationship”): ampliar la consulta a 4 por hora y dar más capacitación en el manejo del paciente en las consultas cara a cara.

Sorry: las tendencias demográficas (y el sistema de incentivos en los EUA) ganaron, Next! Seguimos de optimistas y aún no hemos considerado como el crecimiento de las poblaciones ha dejado muy atrás al crecimiento del número de médicos. De eso comentaremos después.

La conclusión inevitable es que cualquier sistema médico que no esté pensando en alternativas a la consulta cara a cara como el modelo estándar de interacción médico –paciente, cualquier sistema médico que no está buscando alternativas de interacción y diagnóstico para el futuro próximo, es un sistema médico caduco y miope. No es un sistema sensible a las necesidades de la población y al manejo eficiente y efectivo de su salud.